De emprendedor a empresario en seis pasos

El sueño de cualquier persona al iniciarse en un negocio es convertirse en un gran empresario y su emprendimiento, en una exitosa iniciativa. Aunque, en el camino, muchos prefieren quedarse con su startup, hacerla crecer a su ritmo y no obsesionarse por convertirse en una gran corporación.

La principal diferencia entre un emprendedor y un empresario es que el primero se traza metas a corto plazo. El segundo, tiene una visión mucho más allá de lo que quiere. Pero, si la decisión es dar pasos más allá y convertirse en empresario, hay que tomar en cuenta ciertos factores:

-Definir el modelo del negocio. No hay que comenzar improvisando. Se debe tener un punto de partida tan claro como estable. Poner el foco en lo que se quiere, tanto a corto como a largo plazo, marcará la diferencia en la manera cómo debe enfrentarse ese primer paso.

-Conocer todos los aspectos. Si se decide iniciar solo, entonces debe empaparse de todas las aristas que involucrará el negocio. Debe ser capaz de hacer todo: desde la concepción hasta la publicidad para darlo a conocer. Si la opción es comenzar con un socio, entonces deben ponerse en blanco y negro las obligaciones y responsabilidades de cada uno.

-Trabajo en equipo. Es fundamental que cuando se tome la decisión de comenzar o de evolucionar se tomen en cuenta todos los puntos de vista de los trabajadores. No importa si la empresa es solo de cuatro personas o si tiene 100, todas las opiniones son importantes para lograr esa tormenta de ideas que traerá el bien común.

-Trazar metas y objetivos. Cuando ya se tomó la decisión de que hay que crecer, se debe elaborar un plan de objetivos claros y de real consecución y trabajar para lograrlo. De nada sirve querer abarcar mucho, si no es factible conseguir a mediano plazo los objetivos.

-Comunicación efectiva. La transparencia es la base de cualquier relación y del éxito de cualquier empresa. Hay que ser sincero con los equipos de trabajo, con los clientes y con los consumidores. Una falla en cualquiera de esas áreas acarreará una mala reputación para los bienes y servicios que se están ofreciendo. Esto hará que la competencia se fortalezca y capte el mercado que se está dejando. Volverlo a conquistar será difícil.

-Planificación. Hay que tener también en blanco y negro los estados financieros de la empresa, así como la materia prima y el inventario para trabajar. No es buena señal quedarse sin presupuesto o sin mercancía a mitad del camino. Eso desdice mucho del empresario en que se quiere convertir el emprendedor. Hay que tener todos los aspectos cubiertos que permitan hacer prosperar el negocio.

Referencias

https://www.entrepreneur.com/article/287330

La comunicación interna protege el mayor activo de las empresas: sus empleados

Una empresa debe considerar por igual la importancia de mantener una comunicación externa favorable, la cual le ayuda a consolidar su imagen dentro de la competencia y de su entorno, así como la que tiene a lo interno, donde está su más importante activo: los trabajadores.

Empresas: ¿Crecer, estancarse o perecer?

David Somoza Mosquera

Crecer y ser rentable es el norte de las empresas sin importar su tamaño, rubro o el tiempo que llevan actuando en el mercado. En esta época esa meta puede hacerse cuesta arriba, tomando en cuenta la crisis económica que vive el mundo entero.

Lea más aquí

Clústeres: más allá de Silicon Valley

David Somoza Mosquera

Silicon Valley, en el área de la bahía de San Francisco de California, es la sede de gigantes de la tecnología como Apple, Google, Facebook, Yahoo, Amazon, Adobe, HP, Oracle, Intel, Cisco, así como de las empresas emergentes o las startups “unicornios” Lookser, Hassi Corp, Door Dash y Juul Lab, entre tantos otros.

Lea más aquí en este artículo de El Nacional. 

El teletrabajo, un punto intermedio

David Somoza Mosquera

Holgazanes vs. Estajanovistas. Esos son los dos tipos de trabajadores que, según The Economist, ha producido el confinamiento. “Cuando se trabaja en casa, el jefe está fuera de la vista, pero no de la mente. En términos generales, el resultado es dividir a los trabajadores en dos grupos”, señala en el artículo “Slackers and Stakhanovites”, publicado el 11 de julio.

Lea más en: https://talcualdigital.com/el-teletrabajo-un-punto-intermedio-por-david-somoza-mosquera/

Gestión de la diversidad: el nuevo reto para las empresas

El interés por temas como la inclusión y la diversidad ha avanzado de tal manera que ya se han ido generando ciertos parámetros para que las compañías se adapten a los tiempos que corren. De hecho, desde hace un tiempo los expertos han incluido la gestión de la diversidad en la empresa como una de las consideraciones que se deben tener a la hora de contratar personal.

La discriminación, por sexo, etnia, orientación sexual, credo, edad o discapacidad está prohibida por legislación en casi todos los países.

A partir de esa norma legal que busca proteger a todo aquel que aspira a tener acceso al trabajo, considerado como un derecho humano, sugiere que la diversidad en el ámbito laboral es un grupo de normas y principios que permite tener a su plantilla fija o de colaboradores a personas con condiciones distintas.

Las empresas que se han ido adaptando a esta realidad, entre otras cosas, denota que evolucionan con la sociedad en la que se desenvuelve, que se hacen empáticas con la gente que compra sus bienes y servicios y que también le da un giro a su manera de ver los negocios.

Uno de los elementos fundamentales que debe superar una empresa a la hora de enfrentar estos nuevos retos que supone la gerencia moderna, son los prejuicios. A la hora de contratar a alguien se debe poner el foco en sus habilidades para el puesto por el que está optando y no, por ejemplo, su inclinación sexual.

La lucha de la comunidad LGBTQ ha sido una de las más importantes en este proceso que ha venido evolucionando con los años. La gestión de Recursos Humanos tiene que estar en sintonía con esto, no solo a la hora de admitir al personal, sino también con quienes ya están adentro.

Es importante mantener el canal de comunicación abierto con los empleados, porque todos llegan al trabajo con conductas y prejuicios aprendidos durante su vida. Una de las tareas es facilitar un buen ambiente laboral donde todos se puedan sentir a gusto no solo con su entorno, sino con sus compañeros y que el respeto sea la base sobre la que descanse el desempeño de todos los integrantes de la empresa.

Referencias:

https://fundacionadecco.org/azimut/gestion-de-la-diversidad-en-la-empresa/https://www.rankmi.com/blog/mejora-la-diversidad-e-inclusion-laboral-en-tu-empresa-con-estas-buenas-practicas

Plan de contingencia: cuando se afecta la normalidad del negocio

Hay asuntos que, por resultar cotidianos, pueden agarrar desprevenidas a las empresas, con consecuencias, a veces no positivas, para el negocio. En estos casos, el refrán popular “más vale prevenir que lamentar” cae como anillo al dedo, en cuanto a la necesidad de las compañías de estar preparadas y dar respuesta rápida y adecuada a situaciones inesperadas.

Lea más en: https://alibalnews.wordpress.com/2020/07/23/plan-de-contingencia-cuando-se-afecta-la-normalidad-del-negocio/

Similitudes o diferencias ¿Hacia dónde se inclina la balanza?

David Somoza Mosquera

Cuando el escritor Stephen Covey dijo que “las fortalezas están en nuestras diferencias, no en las similitudes”, mucha gente pensó que sus palabras no podían aplicarse más que a las parejas sentimentales por aquello de que “los polos opuestos se atraen”.

Lea más en: https://www.lavozdetarija.com/2020/07/31/similitudes-o-diferencias-hacia-donde-se-inclina-la-balanza/

El vuelo de los “cisnes negros”

DAVID SOMOZA MOSQUERA

No todos los cisnes son blancos, hay cisnes negros. Pero no siempre se creyó que fuese así. Cuentan que los europeos estaban convencidos de que únicamente existían cisnes blancos. Esa percepción cambió cuando llegaron a Australia en el siglo XVII y constataron con sus propios ojos que había ejemplares con las plumas negras. En esa época se consideraba un hecho altamente improbable, pero ocurrió.

Lea más en: https://talcualdigital.com/el-vuelo-de-los-cisnes-negros-por-david-somoza-mosquera/

Jefe y líder: parecen lo mismo, pero no lo son

Aunque parecen lo mismo no necesariamente lo son. Líder y jefe no siempre es la misma persona. La principal diferencia está en que el que lidera es capaz de dirigir, motivar y encaminar a un grupo o equipo sin imponerse, dejando que cada quien exprese sus inquietudes, aporte ideas, escuchando a quienes tienen algo que decir.

Un jefe, por el contrario, es una autoridad que suele utilizarla para darle órdenes a ese mismo equipo de trabajadores, sin que las opiniones, sentimientos o ideas de estos importen mucho.

No obstante, la idea de dirigir una empresa ha ido cambiando por la misma dinámica de las relaciones humanas y el contexto que las rodea. Un buen líder debe mantener a sus empleados motivados. No importa las circunstancias que rodeen la realidad de la empresa en un momento determinado, siempre se debe ser comunicativo, pero más que eso, sincero en lo que se les dice a los trabajadores.

Eso, además de denotar respeto, crea un lazo importante con los trabajadores, logrando que se produzca otra de las características de un líder, la empatía con la gente que está a su lado. Ponerse en los zapatos de los empleados lejos de “rebajar” al líder hará que quienes trabajan bajo su tutela lo vean como ejemplo y no ofrezcan resistencia a los cambios o direcciones que, en ocasiones, deben tomarse.

En la toma de decisiones radica otra cualidad fundamental para ser un buen líder: la determinación. Así como es capaz de escuchar o de ponerse en el lugar de otro, también debe tener la mano firme para mantenerse centrado en sus objetivos y no desmayar hasta lograrlos, pues el éxito de uno puede representar el de la corporación completa. 

Referencias

https://www.up-spain.com/blog/7-caracteristicas-de-los-buenos-lideres/

https://www.entrepreneur.com/article/273183