Los consumidores y sus “tribus”

David Somoza Mosquera

Los consumidores no han perdido su resistencia y resiliencia ante los profundos cambios a los que se han tenido que enfrentar y a los que aún se enfrentan. Muchos han sabido adoptarse y forjar su propia «personalidad». Y si bien «muchos sienten que la amenaza de la pandemia del covid-19 podría estar desapareciendo por fin, tienen muchas otras preocupaciones con las que lidiar, incluido el aumento de la inflación, una crisis energética y el fin de las tasas de interés históricamente bajas», advierte la firma de consultoría EY.

Seguir leyendo.

Procesos de negocios: una vía para lograr los objetivos empresariales

David Somoza Mosquera

El filósofo Adam Smith, considerado como el padre de la economía, propuso por primera vez en 1776 el concepto de los procesos de negocios. Desde entonces, ha mantenido su vigencia en el tiempo, aunque ha evolucionado con las tendencias y acontecimientos del mundo empresarial.

Leer más.

Es momento de delegar… en las empresas

Muchas veces los seres humanos tienden a abrogarse más tareas de las que pueden realizar. Esto, la mayoría de las veces, termina en acciones inconclusas o a medio hacer. En las empresas esto pudiera ocurrir y para prevenirlo es importante delegar. Si no se hace, puede traer consecuencias perjudiciales para el negocio, como la pérdida de tiempo, de productividad y de eficiencia.

La capacidad de delegar el trabajo es una necesidad si se desea poder atender eficientemente todos los ángulos y complejidades de las empresas. ¿Cómo y cuándo delegar? son las interrogantes que surgen, precisamente, en el momento de adoptar la decisión, sobre todo, porque delegar de forma adecuada ayuda a las compañías a crecer.

En este sentido, los directivos y líderes de las compañías no deben temer encargar tareas a sus gerentes y colaboradores. Esa decisión es importante sobre todo en los casos en que los colaboradores cumplen con los requisitos de suficiencia y fiabilidad para encomendarles las responsabilidades y tareas.

Delegar es una excelente señal de confianza hacia los empleados, lo cual los hace sentir motivados, incentivando el talento, la creatividad y la innovación.  Además, delegar aligera la carga a los altos directivos, creando mejores y mayores condiciones para resolver tareas de gestiones estratégicas a largo plazo.

No obstante, la acción de delegar no es una cuestión de tomar a la ligera, pues requiere observar el desempeño y aptitudes de los candidatos para resolver problemas y tareas.

Las áreas en las cuales se puede delegar son los trabajos rutinarios o del día a día, asuntos privados, eventos informativos o aquellas materias cuya atención y solución requieren la especialización o profesionalización específica que tiene un miembro del equipo.

Si bien el líder deberá hacer el seguimiento del avance de las responsabilidades delegadas, es innegable que el haberse aliviado en parte de responsabilidades prescindibles le proporcionará tiempo para atender objetivos y planes estratégicos con visión de futuro.

Ahora, ¿qué es lo que no se debe delegar? El establecimiento de metas, decisiones finales sobre cuestiones estratégicas, control de resultados, tareas exclusivas, de alto riesgo y confidenciales y los casos excepcionales o inusuales.

Al final, delegar es una decisión sabia dentro de una empresa.

Referencias:

https://www.ceupe.com/blog/todo-lo-que-debes-saber-de-la-capacidad-de-delegar.html

https://www.ceupe.com/blog/todo-lo-que-debes-saber-de-la-capacidad-de-delegar.html

El equilibrio entre similitudes y diferencias

David Somoza Mosquera

Cuando el escritor Stephen Covey dijo que «las fortalezas están en nuestras diferencias, no en las similitudes», la gente pensó que sus palabras se aplicaban exclusivamente a las parejas sentimentales por aquello de que «los polos opuestos se atraen». Sin embargo, se ha demostrado que su planteamiento se puede aplicar a otros ámbitos.

Leer más.

Analizar las tendencias porque sí

David Somoza Mosquera

Mantenerse en el mercado no es una cosa sencilla. Las empresas que son líderes en sus respectivos campos realizan constantemente evaluaciones y planes para conservar sus marcas y productos en la cima. Esta práctica se hace más relevante en estos momentos no solo por la “nueva normalidad” que ha dejado la pandemia, sino también por ese clima de inestabilidad global que todavía se respira y que a veces pone contra las cuerdas a las compañías.

Leer más.

Ética para impulsar a las empresas

La ética es clave para los negocios, es una extensión de los valores morales sobre la manera como deben conducirse y desempeñarse las empresas. Trata sobre distinguir las prácticas comerciales correctas de las incorrectas y la adhesión de las compañías a ese proceder, lo cual redunda en beneficios no solo para la organización, sino también para los empleados y clientes.

Los expertos sostienen que, sin excepción, las empresas necesitan ser impulsadas por fuertes valores éticos, los cuales se basan en la ideología y la filosofía que influyen en la cultura del trabajo.

Sustentada en la ética, una empresa puede crecer y mantenerse en el mundo de los negocios, ya que deja una impresión positiva y duradera en los clientes, ya que genera confianza en la marca y la empresa dentro de una comunicación transparente, clara y directa.

El comportamiento ético de una empresa se caracteriza, por ejemplo, por la utilización justa de los recursos comerciales y saber combinar la misión y visión de las empresas con las necesidades de la sociedad, trabajando por el beneficio de sus habitantes.

La conducta ética mostrada por una compañía se convierte en un factor motivador para todo el personal, además del entorno externo. Asimismo, influye positivamente en la toma de decisiones por parte de las empresas, además de que permite establecer una relación más cercana con los empleados, lo que contribuye a que se sientan identificados con la compañía, Esto redunda en mayor motivación y productividad.

Adicionalmente, está el impacto positivo sobre la calidad de los productos y servicios, lo cual incentiva la fidelidad de los clientes tradicionales y la captación de nuevos consumidores.

Al final se demuestra que no hay golpe de suerte en el éxito de un negocio sino perspicacia y una fuerte ética.

Referencias:

https://magentaig.com/comprender-la-importancia-de-la-etica-en-los-negocios/

https://www.recursoshumanos.tv/2019/06/12/la-etica-de-negocios-y-su-importancia-dentro-de-una-empresa/

Adiós a los líderes ‘a lo mero macho’

David Somoza Mosquera

¿Los líderes omnipotentes y “a lo mero macho” son los que mejor pueden guiar una empresa en tiempos de crisis? La respuesta es, definitivamente, no. Más bien, los líderes que han probado ser más efectivos son aquellos que están dispuestos a mostrar sus vulnerabilidades, que pueden admitir ante sí mismos y ante los demás cuando están equivocados y lo que saben y no saben. Y es precisamente por ese estilo vulnerable que logran destacar.

Seguir leyendo.

Los talentos también se ‘fugan’

David Somoza Mosquera

La fuga de cerebros es una de las cosas que las compañías siempre deben enfrentar. Cuántas no han sido testigo de jóvenes que, una vez culminado el ciclo de estudios universitarios, llegan con muchas ganas a los lugares de trabajo, comienzan a ejercer sus funciones con pasión, pero en el camino pueden producirse situaciones que mermen ese ímpetu y comience el éxodo de personal.

Leer más. 

Empresas 4.0: un salto al futuro

Se acelera la implantación total de cuarta revolución industrial. Esto se evidencia con el impulso que la tecnología digital y los desarrollos como la robótica o la impresión 3D recibió durante los meses de cuarentena y aislamiento impuestos por el COVID-19.

En este contexto, las empresas están frente a un desafío que no se debe obviar: adaptarse a esta revolución. Y, de hecho, muchas son las que ya han abordado ese barco.

Un primer y muy significativo paso es que las compañías en los últimos años han adoptado progresivamente la tecnología digital para aplicarla a sus procesos productivos, operacionales, administrativos, organizacionales y de toma de decisiones.

Es aquí donde el modelo de la industria o la empresa 4.0 entra en escena. La tecnología está dando grandes zancadas e imponiendo transformaciones en las compañías hacia lo interno y lo externo.

Se trata de un salto cualitativo, un cambio de paradigma de las organizaciones empresariales a través de la incorporación de mayores usos de la automatización y la conectividad.

En la era de la información y el avance tecnológico, las empresas 4.0 logran que la transformación digital y la integración y digitalización de los procesos conformen una cadena de valor.

El modelo 4.0 permite a las compañías contar con la adaptabilidad, flexibilidad y eficiencia necesarias para cubrir las necesidades de los clientes en el mercado actual.

Una de las ventajas del 4.0 es la integración horizontal, a través de las llamadas redes de valor de las distintas áreas del negocio: finanzas, ventas, marketing a investigación y desarrollo, por ejemplo.

 Otro beneficio del 4.0 está en la capacidad de fabricar productos en lote o de a uno, si así lo requieren las circunstancias, con calidad y precio competitivo igual que si se estuviera produciendo en masa.

 Y es que el objetivo de la empresa 4.0 es optimizar sus procesos para entregar una experiencia satisfactoria al cliente, el cual con los avances tecnológicos se ha vuelto más exigente y selectivo.

El modelo 4.0 genera procesos más eficientes en las compañías y contribuye a agilizar la toma de decisiones, pues gracias a la descentralización se mejora la capacidad de identificar y prevenir errores.

Referencias:

https://www.iotsens.com/que-es-la-industria-4-0-y-que-aporta-a-mi-empresa/#:~:text=Esta%20supone%20la%20transformaci%C3%B3n%20digital,clientes%20en%20el%20mercado%20actual.

https://blog.es.logicalis.com/analytics/empresa-4.0-oportunidad-y-riesgo

Los empleados “antídoto”: el remedio ideal

David Somoza Mosquera

Existe un remedio –muy demandado por las empresas que tienen sus ojos bien puestos en el futuro– para enfrentar a los empleados tóxicos, aquellos que con sus actos y comentarios contribuyen a crear un ambiente negativo en un equipo o en toda la compañía, al propiciar malos hábitos y discusiones agotadoras e innecesarias. Incluso, con su «mala vibra» pueden llegar a afectar la productividad de un grupo de trabajo.

Leer más.