Los diseñadores “marcan” las marcas

Las características distintivas del diseñador son la creatividad, la cualidad de conectar con el mundo y hacer lucir o realzar la tecnología que apoya el proceso de crear y mantener una marca. De esta forma estos profesionales conectan a la empresa con el consumidor de manera amena y adecuada, llegando al corazón de la compañía, marca o consumidor.

Más información aquí

La innovación no tiene edad

Algunos piensan que cuando un trabajador cumple 55, 60 o más años de edad deja de ser productivo, pero la verdad es que con los avances de la medicina y la vida sana ese umbral ha sido superado con creces. 
Estas personas mayores pertenecen al llamado talento senior, el cual en los últimos tiempos ha dado mucho que hablar debido a la cantidad de emprendedores exitosos y empleados que se destacan en las empresas.

Lee la nota completa aquí

Capacitación del recurso humano: una potente herramienta

Foto Google

Por David Somoza Mosquera

Un equipo de trabajo capacitado es una de las mejores herramientas que puede tener una empresa para mantener sus procesos óptimos y su rentabilidad. Esto no solo permite a los empleados garantizar un rendimiento en función de conseguir buen desempeño en sus labores y calidad en su trabajo, sino que también sirve para que las compañías eleven sus estándares.

Lee el artículo completo aquí

¿Cultura laboral tóxica? Hay que erradicarla de raíz

Foto Google

Las compañías necesitan que su gente esté motivada y valorada, pues eso se refleja en mayor productividad y mejores resultados económicos. Y ese bienestar general es producto, en gran medida, de un ambiente laboral equilibrado y armonioso, donde cada quien cumple sus obligaciones dentro de un clima de respeto.

Lee la nota completa aquí

Estrés laboral: combatirlo a tiempo

David Somoza Mosquera

Mucho se ha insistido en que el estrés es uno de los grandes males de la sociedad moderna y en estos meses de pandemia no solo se confirmó, sino que se reafirmó. De hecho, psicólogos señalan que mal manejado ocasiona daños a la salud y a la estabilidad emocional de las personas. 

Lea más aquí

Resiliencia: sí o sí

David Somoza Mosquera

Preparada, adaptable, colaborativa, confiable y responsable. Esos son los cinco rasgos que debe poseer una empresa para ser más resistente a las disrupciones que se puedan presentar, asegura la firma Deloitte en su artículo 5 Traits of Resilient Organizations, publicado en Harvard Business Review. Solo que para que esto funcione todos esos atributos deben estar engranados, pues es lo que les permitirá a las compañías aumentar su resiliencia y fortalecer su desempeño en contextos adversos.
Lea más aquí.

Empresas: Cuidado con las reuniones inútiles

Las reuniones de trabajo son necesarias porque conectan a los empleados y las empresas en la concreción eficaz de las tareas y la consecución de los objetivos fijados.

De hecho, una buena reunión de trabajo aporta mucha información y fortalece la comunicación de forma recíproca entre la empresa, los jefes y los empleados. Sin embargo, la falta de claridad sobre cuándo, cómo y en cuánto tiempo se realizan puede convertirse en un elemento que frena o disminuye la productividad.

Recientemente, fue publicado un artículo sobre la extraña ley del por qué hay empleados cuya única función es convocar reuniones inútiles. En 1955, Ciryl Northcole Parkison escribió un artículo irónico sobre la celebración de reuniones continuas y sin sentido, lo cual redundaba en una burocracia improductiva y poco eficaz.

La afirmación del columnista era: “El trabajo se expande para llenar el tiempo disponible para su finalización”, lo cual se convirtió en la ley Parkison cuando las empresas caen en hacer reuniones que implican no concreción de lo allí tratado, además de pérdida de tiempo.

Con la pandemia y el teletrabajo esta conducta se manifiesta en las reuniones zoom que no llegan a ninguna parte porque la pretensión de los jefes es hacer ver que controlan al personal como lo hacían antes, pasando por los puestos de los empleados cuando el trabajo era presencial.

Por ello, es importante rescatar el verdadero sentido y frecuencia de las reuniones. Si estos encuentros se hacen a diario y sin objetivos claros se corre el riesgo de que se desvirtúen con el aburrimiento en los empleados y la falta de compromiso.

En ese sentido, cada vez que se piense en celebrar una reunión hay que preguntarse si es necesario hacerla. De ser así, es indispensable organizar cuidadosamente la cita, escogiendo las personas adecuadas para el tema o temas que se van tratar mediante la información clara y organizada de la agenda.

Durante la reunión un punto crucial es la puntualidad de los asistentes. La presentación de los temas debe ser atractiva y ágil con el auxilio de recursos audiovisuales y multimedia, por ejemplo.

En la reunión se deben fijar las tareas y responsabilidades a los asistentes y el compromiso de cumplirlas en el tiempo y con los procesos acordados producto de la participación e intercambio de ideas, opiniones y aclaratorias de dudas de esas personas durante la reunión.

Después hay que hacer un seguimiento de si se está cumpliendo lo aprobado en la reunión. Es una de las formas para evitar las reuniones inútiles…

Referencias:

https://www.semana.com/economia/management/articulo/la-curiosa-ley-que-explica-por-que-hay-empleados-cuya-unica-funcion-parece-ser-convocar-reuniones-nutiles/202142/

https://escuelainenka.com/reuniones-de-trabajo/

Una nueva idea siempre impulsa el crecimiento empresarial

David Somoza Mosquera

La pandemia dejó muchos retos para las empresas. Uno de ellos es el crecimiento, aun después de tiempos tan difíciles como el del confinamiento. Durante varios meses no solo las personas tuvieron que permanecer en sus hogares para evitar cualquier contagio de coronavirus, sino que algunas compañías en el mundo se vieron obligadas a reducir sus operaciones y otras a cerrar sus puertas.

Lea más aquí.

Empresas que gestionan las emociones

David Somoza Mosquera
Expresar o no las emociones. Ese es un dilema al que se enfrentan casi a diario las personas. Culturalmente nos han educado para que actuemos racionalmente, es decir, que el uso de la razón esté por encima de las emociones. Sin embargo, la realidad nos ha demostrado que no podemos simplemente suprimirlas de nuestro repertorio de experiencias y comportamientos. No son simplemente opciones dentro de un menú del que podemos escoger alguna, pero sí se puede procurar un equilibrio.

Lea más en: https://www.elnacional.com/opinion/empresas-que-gestionan-las-emociones/