¿Quiénes conocen mejor los problemas de la empresa?

La consultoría ha demostrado ser un auxilio muy importante para que las empresas resuelvan problemas y contingencias. Una forma de hacer esa labor es mediante la consultoría organizacional, donde el experto o expertos exteriores contratados asisten a los directivos de las compañías brindando las soluciones más convenientes y efectivas según el proyecto planteado.

En la década de 1950, surgió una forma de hacer ese trabajo, pero con la particularidad de incorporar a los trabajadores en el proceso. Se trata de la consultoría colaborativa, en la que el consultor tiene como finalidad apoyar intensa y temporalmente a las empresas para realizar un proyecto que se lleva a cabo con la colaboración de los directivos y empleados.

También llamada consultoría participativa, esta forma de hacer las cosas busca que directivos y personal adquieran conocimientos y habilidades que los conviertan en consultores internos, agentes endógenos de cambio en un proceso de mejora continua.

Este objetivo implica que el consultor externo contratado por un tiempo determinado debe tener habilidades y características especiales para esta labor.

Por ello, esta modalidad de consultoría debe tender a fijar los cambios y las soluciones, que tienen que surgir de la propia compañía, la cual está convencida sobre la necesidad y bondades de tales transformaciones.

Una premisa fundamental de esta modalidad es: ¿quiénes si no los empleados y directivos conocen los problemas y situaciones de su empresa? En ese sentido, el consultor no es el experto -así lo sea- sino un colaborador y orientador imparcial, donde los verdaderos especialistas son los trabajadores y la verdadera experiencia radica en ellos.

Otra premisa es que empleados y directivos son capaces de identificar los problemas que tienen y, por lo tanto, son capaces de definir las soluciones a esos problemas.

Entre las herramientas utilizadas para llevar adelante con éxito la consultoría participativa están el modelo de cambio y etapas principales, planos de análisis, nuevo enfoque sobre problemas, análisis de flujo del proceso esencial, enfoque socio-técnico y proceso de análisis y solución de problemas.

El uso de la consultoría colaborativa es actualmente la modalidad más extendida en el mundo empresarial que de forma eficiente y eficaz también permite incorporar al cliente en determinados proyectos.

Referencias:

https://prezi.com/ym7ka96z9mon/24consultoria-colaborativa/

Brainstorming virtual: nada que envidiarle al presencial

David Somoza Mosquera

El brainstorming rara vez tiene detractores. Todo lo contrario, suele ser una práctica alabada porque permite a las empresas mejorar sus procesos y ser más innovadoras. Claro, siempre y cuando este método sea bien ejecutado. De no ser así, los resultados no serán los deseados. Sin embargo, eso no invalida el hecho de que una lluvia de ideas es una excelente manera de explorar, precisamente, nuevas ideas.

Leer más.