Clúster: en búsqueda de la eficiencia colectiva

DAVID SOMOZA MOSQUERA

Las formas de hacer negocios en los tiempos que corren deben ser innovadoras, pero sobre todo efectivas para poder afrontar lo que ha ido dejando a su paso la pandemia. El efecto sobre las empresas, en la mayoría de los casos, ha sido severo. Y los clústeres, aunque no se trata de una iniciativa reciente, representan una oportunidad de impulso y desarrollo para algunas en medio de esta crisis.

Lea más aquí.

No perdamos de vista a los consumidores

David Somoza Mosquera

La regla de oro de los estudios de mercado es que permiten a las compañías identificar las oportunidades, minimizar los riesgos y evaluar el impacto causado en el mercado y lo más relevante, ofrecen información valiosa sobre cuáles serían las reacciones de los consumidores ante un nuevo producto, es decir, si tendrá éxito o no.

Lea más aquí.

Clúster: en búsqueda de la eficiencia colectiva

DAVID SOMOZA MOSQUERA

Las formas de hacer negocios en los tiempos que corren deben ser innovadoras, pero sobre todo efectivas para poder afrontar lo que ha ido dejando a su paso la pandemia. El efecto sobre las empresas, en la mayoría de los casos, ha sido severo. Y los clústeres, aunque no se trata de una iniciativa reciente, representan una oportunidad de impulso y desarrollo para algunas en medio de esta crisis.

Lea más aquí.

Empresas: ¿Crecer, estancarse o perecer?

David Somoza Mosquera

Crecer y ser rentable es el norte de las empresas sin importar su tamaño, rubro o el tiempo que llevan actuando en el mercado. En esta época esa meta puede hacerse cuesta arriba, tomando en cuenta la crisis económica que vive el mundo entero.

Lea más aquí

Jefe y líder: parecen lo mismo, pero no lo son

Aunque parecen lo mismo no necesariamente lo son. Líder y jefe no siempre es la misma persona. La principal diferencia está en que el que lidera es capaz de dirigir, motivar y encaminar a un grupo o equipo sin imponerse, dejando que cada quien exprese sus inquietudes, aporte ideas, escuchando a quienes tienen algo que decir.

Un jefe, por el contrario, es una autoridad que suele utilizarla para darle órdenes a ese mismo equipo de trabajadores, sin que las opiniones, sentimientos o ideas de estos importen mucho.

No obstante, la idea de dirigir una empresa ha ido cambiando por la misma dinámica de las relaciones humanas y el contexto que las rodea. Un buen líder debe mantener a sus empleados motivados. No importa las circunstancias que rodeen la realidad de la empresa en un momento determinado, siempre se debe ser comunicativo, pero más que eso, sincero en lo que se les dice a los trabajadores.

Eso, además de denotar respeto, crea un lazo importante con los trabajadores, logrando que se produzca otra de las características de un líder, la empatía con la gente que está a su lado. Ponerse en los zapatos de los empleados lejos de “rebajar” al líder hará que quienes trabajan bajo su tutela lo vean como ejemplo y no ofrezcan resistencia a los cambios o direcciones que, en ocasiones, deben tomarse.

En la toma de decisiones radica otra cualidad fundamental para ser un buen líder: la determinación. Así como es capaz de escuchar o de ponerse en el lugar de otro, también debe tener la mano firme para mantenerse centrado en sus objetivos y no desmayar hasta lograrlos, pues el éxito de uno puede representar el de la corporación completa. 

Referencias

https://www.up-spain.com/blog/7-caracteristicas-de-los-buenos-lideres/

https://www.entrepreneur.com/article/273183

Una fórmula imbatible en cuarentena

Por: DAVID SOMOZA MOSQUERA

El confinamiento debido a la pandemia por el COVID-19 no debe ser sinónimo de inactividad. No es quedarse de brazos cruzados y esperar a que pase el vendaval. En el mundo de los negocios es el momento para que empleados y empresas unan esfuerzos para hacer del tiempo de cuarentena un espacio de producción mientras llega la “nueva normalidad”.

Lea más en: https://www.valdemorodigital.es/una-formula-imbatible-en-cuarentena/ 

El Día D: otra prueba para las empresas

David Somoza Mosquera

El coronavirus ha significado un cambio total para las sociedades, países, personas, instituciones y, por supuesto, para las compañías. Adaptarse y enfrentar el impacto que ha tenido la pandemia ha sido, sin duda, cuesta arriba más no imposible de sortear. Y, ahora, ya está en marcha una nueva etapa.

Lea más en: https://fuenlabradanoticias.com/art/96766/el-dia-d-otra-prueba-para-las-empresas

¿Qué aprender de las economías competitivas?


Singapur, conocida como «La perla de Asia», es uno de los mayores centros financieros del mundo y, además, se encuentra entre los 10 países más ricos. Así que no resultó sorpresivo que liderara, por segundo año consecutivo, el Anuario Mundial de Competitividad, en su edición 2020.

Lea más en: https://talcualdigital.com/que-aprender-de-las-economias-competitivas-por-david-somoza-mosquera/

Empresas promueven valores a través de la cultura y la educación

Además de los deportes y la protección al medio ambiente, las empresas son excelentes promotoras de la cultura y la educación. En todo el mundo y a diario se observa la acción de las compañías en pro de esparcir valores éticos positivos y de elevación intelectual en las comunidades donde se desenvuelve y en la sociedad en general.

Lea más en: https://medium.com/@alibalalimentacion/empresas-promueven-valores-a-trav%C3%A9s-de-la-cultura-y-la-educaci%C3%B3n-61bff424d6a8

La productividad no se improvisa

La productividad es un indicador crucial en cualquier empresa. Para alcanzarlo se requiere de un método organizado, coordinado y constante. Asimismo, se debe tomar en cuenta el cambio y la innovación y estar atentos a los últimos adelantos en materiales, maquinaria, procesos y formas de realizar el trabajo. Otro factor importante es la motivación laboral y el clima organizacional, pues si los empleados están a gusto, el nivel de productividad laboral aumentará.