Empresas, su reputación las precede

La reputación corporativa es el activo intangible más importante de las empresas. Su valía es enorme porque representa el buen nombre y prestigio de las compañías a nivel interno y externo, y tiene mucho que ver con el valor que adquiere la marca en la interacción con los consumidores y grupos de interés.

Además, se sustenta en una serie de opiniones que se van construyendo dentro de la empresa con sus colaboradores, así como del impacto en la comunidad y la imagen con los proveedores.

No se trata de un proceso ejecutado de un día para otro. La reputación empresarial se construye y fortalece en el tiempo y de ella depende, en gran medida, el éxito o fracaso de los negocios. Y es que se trata de la percepción que los individuos tienen de la compañía, lo cual va muy unido a su trayectoria y comportamiento.

En este sentido, la reputación corporativa consta de tres factores interrelacionados entre sí y que son: lo que la empresa es, lo que hace y lo que comunica. Todo ello proyectado de forma positiva y coherente hacia la sociedad.

Asimismo, la reputación de las empresas debe contar con elementos como la transparencia con los clientes, la ética y el compromiso social y con el medio ambiente.

En la realidad actual, en que las noticias vuelan y los mensajes se distribuyen instantáneamente gracias a la tecnología, hace más perentorio que las empresas estén vigilantes y cuiden su reputación.

Por ello, es sumamente importante monitorear y valorar el desempeño de la marca a través del tiempo, lo cual da una gran capacidad de responder, prevenir y proteger a la compañía de posibles crisis y potenciar los esfuerzos realizados.

Entre las ventajas de realizar esfuerzos en pro de la reputación corporativa está la lealtad de los colaboradores con la empresa y los proyectos en desarrollo. Por otra parte, se logran proveedores dispuestos, además de aliados estratégicos comprometidos con la labor de colaborar en la mejora conjunta, y se proporciona clientes comprometidos e  identificados con la marca.

Así que… Empresas, su reputación las precede

Referencias:

https://www.tempogroupsa.com/la-importancia-de-la-reputacion-corporativa-by-psicologa-ana-gil/

https://blogempresas.yoigo.com/ideas-y-exito/gestion-y-liderazgo/importancia-reputacion-empresas_48670602.html

El servicio de delivery: ¿un negocio seguro para 2021?

David Somoza Mosquera

La pandemia hizo que la mayoría de los países experimentaran cambios profundos, podría decirse que hasta de 180 grados. El confinamiento que ha vivido el mundo a durante casi un año entero ha obligado a los negocios a buscar alternativas para poder adaptarse a tan convulsa realidad, una de ellas es el servicio a domicilio o delivery.

Lea más aquí.

El director de datos: ¿el empleado del futuro?


David Somoza Mosquera

El chief data officer (CDO) o director de datos será el profesional digital que más buscarán las empresas en 2021, aseguran portales especializados en empleo, entre ellos Jobatus. Y la pregunta es por qué. En el perfil de este empleado está la respuesta: es el responsable de los datos de una compañía al más alto nivel, tanto desde el punto de vista tecnológico como de negocio.

Lea más aquí.

La ética, uno de los pilares de las empresas

La ética empresarial ayuda a tener éxito en el mercado. Así mismo, permite que se genera confianza entre los consumidores y la empresa. Para ello, hay que tener en cuenta la integridad, el respeto y la justicia, factores que influyen en las líneas de comunicación y mantienen los principios básicos de toda organización. 

Inteligencia contextual: la capacidad de interpretar nuevas realidades

Muchas empresas se estrellan contra la pared porque no le prestaron la debida atención a la realidad que las rodeaba. Así que les toca estar muy atentas, especialmente en el marco de la globalización, al mercado, interpretar los tiempos que se viven e involucrarse en las nuevas tendencias y tecnologías, además de identificar las exigencias y cambios de los patrones de consumo de los clientes.

Con el propósito de responder a tales exigencias surge la inteligencia contextual, una habilidad imprescindible en entornos cambiantes. En la década de los 80, la necesidad de las compañías de conocer el contexto surgió con mayor fuerza, lo que inició toda una cadena de cambios continuos e imprevistos.

Tan es así que las instituciones académicas de estrategias empresariales y formadoras de líderes le dan un peso importante a la materia de la inteligencia contextual.

Los elementos de esta disciplina son el conocimiento de los sucesos importantes del pasado, el control de variables del contexto que afectan el presente y la aplicación de la intuición sobre lo que puede pasar en el futuro.

Y es que la inteligencia contextual ayuda a ver las oportunidades de corto, mediano y largo plazo tomando en consideración los acontecimientos y tendencias tanto de los mercados como la demografía, las regulaciones gubernamentales, la tecnología y condiciones laborales y la sociedad en general 

La inteligencia contextual proporciona a las empresas capacidades de observación, análisis y adaptación. Asimismo, aporta empatía y elementos para aprovechar de forma positiva el pensamiento divergente, esto es, comprender situaciones desde diferentes ángulos.

En el caso de los líderes, la inteligencia contextual facilita conocer el entorno social, de formación y profesionalización, familiar y estado de ánimo de los empleados miembros del equipo.

Sin embargo, hay que aclarar que la inteligencia contextual no es más importante que el conocimiento técnico minucioso que posee la empresa. Ambos factores se complementan.

De todas maneras, es muy importante que las compañías tengan claro que hoy más nunca es necesario identificar y comprender que los negocios se desenvuelven dentro de nuevas realidades y entornos cada vez más cambiantes y variables.

Ahí reside la clave de la inteligencia contextual: la capacidad de interpretar las nuevas realidades. Les permite a las empresas comprender el entorno que las rodea, las ayuda a adaptarse y tomar las mejores decisiones para enfrentar la realidad día a día.

Referencias:

https://www.ceualumni.com/inteligencia-contextual-habilidad-imprescindible-en-entornos-cambiantes/

https://liensenlaces.wordpress.com/2019/06/13/la-inteligencia-contextual-en-la-empresa/

¿Es tiempo de un enfoque empresarial más participativo?

David Somoza Mosquera

La crisis del covid-19 está presionando continuamente a las empresas. Y esto no tiene que ver exclusivamente con productividad o rentabilidad, sino con el hecho de desarrollar nuevos enfoques que permitan satisfacer las expectativas de socios comerciales, empleados y consumidores.

Lea más aquí.

No perdamos de vista a los consumidores

David Somoza Mosquera

La regla de oro de los estudios de mercado es que permiten a las compañías identificar las oportunidades, minimizar los riesgos y evaluar el impacto causado en el mercado y lo más relevante, ofrecen información valiosa sobre cuáles serían las reacciones de los consumidores ante un nuevo producto, es decir, si tendrá éxito o no.

Lea más aquí.

Clúster: en búsqueda de la eficiencia colectiva

DAVID SOMOZA MOSQUERA

Las formas de hacer negocios en los tiempos que corren deben ser innovadoras, pero sobre todo efectivas para poder afrontar lo que ha ido dejando a su paso la pandemia. El efecto sobre las empresas, en la mayoría de los casos, ha sido severo. Y los clústeres, aunque no se trata de una iniciativa reciente, representan una oportunidad de impulso y desarrollo para algunas en medio de esta crisis.

Lea más aquí.

La fortaleza de la marca personal: durante y después

David Somoza Mosquera

Una enseñanza muy importante que ha dejado el largo periodo de confinamiento por el COVID-19 ha sido la oportunidad de que las empresas y los empleados revisen sus fortalezas y debilidades con miras a la llegada de la “nueva normalidad”.

Ciertamente 2020 ha sido un año de muchas pruebas, que plantea a las compañías, entre otras cosas, revisar los planes corporativos en línea con su recurso humano frente a lo que resta de año y 2021.

Lea más aquí.