Emprender no es fácil, pero tampoco imposible

Emprender produce incertidumbre. Por ende, el líder del naciente negocio debe manejarlo sin afanarse por lograr muchas cosas en poco tiempo. Además, debe contar con una estrategia concreta, que ira ajustando sobre la marcha, pero sin detener en demasía el proceso.

Cuando todos ganan: empresa y personal


David Somoza Mosquera

¿Capacitar al personal? Definitivamente sí. Tener empleados bien formados, con las herramientas necesarias para enfrentar sus trabajos diarios y con la capacidad de resolver ante cualquier imprevisto que pueda presentarse, es un alto valor para cualquier empresa. Y en el contexto actual, ni hablar.

Lea más aquí.

Dos vías para alimentar el crecimiento de una empresa

El crecimiento interno es un factor importante en cualquier empresa. Para lograr los objetivos de este crecimiento es necesario realizar un estudio de mercado, donde se analice la competencia y los productos. De esta manera, se plantearán estrategias que beneficiarán las ventas de la organización. Asimismo, reforzará la marca de la empresa y contribuirá a que la demanda se incremente.

Cuando la opinión de los consumidores son más que escuchadas

Definitivamente el avance de la tecnología con la participación de muchos usuarios en las redes sociales ha abierto muchas opciones al mercadeo de productos y servicios de las empresas.

La relación de la marca con los consumidores se hace más estrecha, comunicativa y participaba: los clientes tienen mucho que decir, opinar y aportar.

Aquí entra en juego la cocreación, una novedosa forma de abordar la relación de la marca con los clientes, quienes se involucran a trabajar conjuntamente en el marketing empresarial.

Se trata de innovar con las mejores ideas y los consumidores pueden aportar muchísimo como sector interesado en que los productos y servicios llenen sus exigencias, necesidades y aspiraciones.

La cocreación es una estrategia que cada vez más empresas adoptan, sin importar su tamaño, como un instrumento que incorpora valor a las organizaciones.

De esta manera, las empresas ingresan a los mercados con productos y servicios preadaptados para los compradores. Al final, el cliente sentirá que su opinión fue valorada y tomada en cuenta por la marca.

La metodología de la cocreación se basa en la innovación colaborativa, eliminando los corsés internos de las empresas en el área del marketing. Involucra un ejercicio de colaboración a través del cual compañías y consumidores trabajan codo a codo abordando diferentes aristas, desde estrategias de comunicación y mercadeo hasta proyectos de impacto social, diseño de nuevos productos o crear nuevas experiencias de marca.

Esta metodología es diferente de la forma tradicional de llegar al público objetivo con un producto y realizar un test para comprobar si era o no adecuado a sus gustos y preferencias.

Hay numerosas experiencias exitosas de cocreación en empresas muy reconocidas como Nike, Apple, Oreo, Starbucks y Doritos, entre otras. Por ejemplo, Doritos realizó campañas proponiendo a los usuarios que colaboren en la elaboración de su anuncio del Super Bowl.

Así que el dicho de que el cliente siempre tiene la razón nunca antes pudo ser más cierto con la cocreación. Si los consumidores y sus gustos son los que mueven a las marcas, por qué no preguntarles directamente a ellos que les gustaría recibir y cuáles son sus necesidades y tipo de contenido

Referencias:

https://www.marketingyfinanzas.net/2017/01/que-es-la-co-creacion/

https://www.wearetesters.com/herramientas-de-marketing/cocreacion-como-herramienta-de-marketing-innovar-con-las-mejores-ideas

Objetivo: Clientes satisfechos

David Somoza Mosquera

La atención al cliente es cada vez más un área prioritaria en las empresas y factor clave para la rentabilidad del negocio. Sin embargo, lograr consumidores satisfechos hoy es mucho más complejo y especializado respecto a hace unas décadas, cuando se buscaba satisfacer solo las necesidades de calidad y buenos precios.

Lea más aquí.

A proteger el medioambiente y también las inversiones

No lo digo yo sino expertos en materia científica y ambiental: la pandemia que se vive desde marzo del año pasado ha tenido un efecto sobre el medioambiente. ¿Favorable o desfavorable? Todo depende del color del cristal con que se mire.

Lea más aquí.

Benchmarking: cómo conocer las empresas por dentro y por fuera

El conocimiento y la experiencia de los otros representan una gran oportunidad para optimizar los negocios y el crecimiento empresarial. En este contexto entra el benchmarking como un instrumento de gran ayuda para las compañías.

Consiste en un proceso continuo mediante el cual se toman como referencia los productos, servicios y procedimientos de las empresas líderes con la finalidad de compararlas con nuestra compañía y poder corregir, realizar e implantar mejoras internas.

Desde el siglo XIX, las empresas han estudiado a la competencia para mantenerse en el mercado. Sin embargo, es a partir de la década de 1980 cuando el benchmarking toma mayor importancia dentro de las compañías.

Y las cosas han ido mas allá con la transformación digital y la irrupción masiva de los startups. Esto significa una carrera por la atención de los clientes potenciales de forma cada vez más compleja para las empresas.

El benchmarking presenta una doble finalidad. Por un lado, permite conocer los errores y aciertos de la competencia y, por el otro, saber la situación interna de la propia compañía.

Este último aspecto es muy importante porque implica ese conocerse a sí mismo con sus fortalezas y sus errores, lo cual permite corregir, optimizar y poner en práctica medidas internas que favorecen el desempeño de la empresa, redundando en mejores resultados operativos y comerciales.

Pero ese análisis hacia lo interno y lo externo de la compañía no debe detenerse nunca si se quieren cumplir los planes corporativos a corto, mediano y largo plazo. Es un error que una empresa deje de lado, espacie o retrase el benchmarking.

Es importante aclarar que la comparación de cómo están los competidores no significa copiar sus soluciones, pues se trata de aprender de la experiencia y el descubrimiento de los demás para mejorar el desempeño propio de la empresa. A diferencia de la copia, el benchmarking exige un aprendizaje constante y adaptabilidad.

Con este proceso también se descubren ideas innovadoras aplicables a la competencia, así como la identificación de habilidades y fortalezas de la competencia para el mejor posicionamiento en el mercado.

Son muchos los objetivos corporativos inherentes al benchmarking. Entre ellos están: definir nuevos conceptos de análisis, perfeccionar procesos, identificar áreas a mejorar, optimizar la comunicación empresarial, ajustar la organización a mejores prácticas de mercadeo y plantear nuevas estrategias adelantándose a los competidores.

En otras palabras, benchmarking para conocer las empresas por dentro y por fuera.

Referencias:

https://marketingnegociosporinternet.blogspot.com/2014/08/el-benchmarking-en-que-consiste-este.html

¿Por qué las Relaciones Públicas son clave para una empresa?

Las Relaciones Públicas son clave para las compañías, debido a su función de proyección y mantenimiento en la imagen corporativa de la empresa. Además, contribuye con la percepción positiva del público, lo cual beneficia las ventas e incide en la rentabilidad del negocio.

BSC para optimizar las estrategias empresariales

Las estrategias corporativas de desempeño tienen un gran auxiliar que optimiza esa área en la metodología Balanced Scorecard (BSC, siglas en inglés).

También llamada cuadro de mando integral, muchas empresas utilizan este método que ha comprobado ser muy eficaz para para optimizar la estrategia de la organización y alcanzar el éxito.

De hecho, según varios estudios especializados, 60% de las empresas de Estados Unidos han incorporado el BSC a sus proyectos de gerencia estratégica con excelentes resultados.

El BSC se fundamenta en un correcto equilibrio y alineación de los elementos operativos y de estrategia global de la empresa. En este último punto, se incluyen la misión o propósito de la empresa, la visión (que se aspira), los valores centrales y los objetivos de la compañía.

Por su parte, los elementos operativos tienen que ver con los indicadores clave o KPI (inductores o resultados) y las iniciativas estratégicas traducidas en proyectos, que ayudan a alcanzar los objetivos.

Una de las ventajas del BSC es que transforma la visión en objetivos medibles, convirtiendo la abstracción en iniciativas estratégicas o plan de acción que podrán ser medidas y ajustadas según las necesidades que se presenten.

Asimismo, la alineación en toda la estrategia corporativa permite que todos los esfuerzos de la empresa estén centrados y en línea hacia la misma búsqueda de cumplimiento de las metas.

Otro beneficio del BSC es que optimiza la comunicación entre miembros de la compañía mediante el mapa estratégico (una representación visual de la estrategia de la empresa, lo cual facilita que todos los gerentes y empleados tengan claridad sobre la visión.

Lo anterior significa que cada persona en la organización podrá transmitir de forma más eficiente el avance de sus labores con relación al cumplimiento de las metas.

Como todo instrumento metodológico, el BSC contiene la fase de seguimiento de las actividades, que se logra de manera mucho más efectiva pues proporciona la certeza de cuáles son las actividades que retrasan el desempeño de la organización.

Un aspecto relevante de esta metodología es que se aplica en todas las áreas de la empresa, especialmente la de auditoría, por ser una herramienta de planificación, gestión y control.

Referencias:

https://www.auditool.org/blog/control-interno/6453-el-balanced-scorecard-y-su-importancia-en-la-auditoria

https://gestion.pensemos.com/7-beneficios-de-medicion-del-balanced-scorecard-para-su-organizacion