Un buen clima laboral la clave para elevar la productividad

“Los clientes no son lo primero, lo primero son los empleados: cuida de ellos y ellos cuidarán de tus clientes”, dijo el conocido empresario y filántropo inglés, Richard Branson.

Un elemento fundamental para lograr empleados contentos, satisfechos y comprometidos con la empresa es brindarles un buen clima laboral. Sin embargo, para alcanzarlo es fundamental contar con empleados capacitados y con el perfil ajustado al puesto que se le asigne.

Ese punto es de gran importancia, pero no es el único. Las condiciones en que se encuentre el espacio físico de la compañía también influyen. Favorece que la empresa esté limpia, cómoda y bien decorada. Trabajar en un ambiente limpio y atractivo mejora de forma considerable las interacciones entre empleados y directivos.

También es positivo, de ser posible, que los colaboradores tengan la libertad de escoger su escritorio y de decorarlo. Si los trabajadores ven que se está haciendo esfuerzos para que ellos tengan un mejor espacio de trabajo, sin duda se verá reflejado en su productividad. También es importante que existan espacios para que los empleados se relajen, descansen e interactúen entre ellos.

Lograr un buen clima laboral fomenta la colaboración y las actividades comunes. Las organizaciones deberían ofrecer espacios de trabajo comunes donde los empleados puedan relacionarse, porque en donde se desarrolla la creatividad y el compañerismo.

Otra de las formas de desarrollar las relaciones entre los trabajadores es organizar actividades fuera de la organización para que pasen un tiempo relajado sin las presiones del trabajo, o incorporar a la cultura de la empresa la realización de actividades mensuales donde se premie el esfuerzo de los trabajadores y se vayan estrechando las relaciones personales.

Alimentación Balanceada Alibal, presidida por David Somoza Mosquera, procura brindarles un buen clima laboral a sus empleados. Muestra de ello son las constantes actividades de integración y de recreación que organiza para los trabajadores, como actividades deportivas y de bailoterapia. Además, promueve la formación de los empleados, con jornadas de capacitaciones, como programas de formación sobre liderazgo empresarial y sobre desarrollo organizacional.  

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio: otro desafío para las empresas

DAVID SOMOZA MOSQUERA

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio son una desafiante hoja de ruta que está perfectamente marcada. Para las empresas contribuir a la consecución de esos objetivos, que están claramente establecidos, representa ciertamente un desafío. Los ODM son ocho objetivos de desarrollo y de lucha contra la pobreza, recogidos en la Declaración del Milenio (2000) de Naciones Unidas, que 189 países se comprometieron a alcanzar en 2015.

Lea más en: http://www.descifrado.com/2019/12/11/los-objetivos-de-desarrollo-del-milenio-otro-desafio-para-las-empresas/

Personal bien capacitado guía las empresas al éxito

Los empleados y los clientes son dos aspectos fundamentales que las empresas no pueden perder de vista. Los primeros tienen la responsabilidad de llevar adelante el trabajo y los segundos reciben el resultado de esa labor y, además, pagan por éste. De manera que tanto los clientes como los empleados están directamente relacionados. En este video, te explicamos por qué es importante brindar formación y capacitación a los empleados.

Empresas comprometidas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

David Somoza Mosquera

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas establecen unas metas claras a alcanzar antes del año 2030. Si bien suponen una continuación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), hay que destacar que presentan una importante novedad. Para poder cumplir esas metas, además de los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil, involucraron a la empresa privada.

Lea más en: https://vivirenelpoblado.com/empresas-comprometidas-con-los-objetivos-de-desarrollo-sostenible/

La gestión de procesos garantiza una empresa productiva y rentable

La gestión estratégica de las empresas en un entorno cada día más competitivo y global tiene vital importancia. Mejorar la eficiencia, incrementar el prestigio y diferenciarse de los competidores, deben formar parte de los objetivos estratégicos de las compañías de producción avícola y de aquellas dedicadas al abastecimiento de insumos para esta industria.

Los programas denominados como Gestión de Calidad Total (TQM) o Control de la Calidad Total (TQC) en esencia buscan mejorar los procesos operativos, productos y servicios brindados por una organización.

Las empresas que implementan en sus procesos un sistema de gestión de calidad se benefician con menos reclamos de los clientes, alcanzan menores costos operativos y obtienen mayor demanda por sus productos o servicios.

Garantizar la plena satisfacción de los requerimientos del cliente representa el principal objetivo de todo sistema de gestión de calidad, mediante la estandarización y control estadístico de los procesos.

Uno de los enfoques de gestión más sólidos para alcanzar los objetivos del negocio y ejecutar estrategias que permitan crecer, ser más productivo, ser más competitivo, aumentar la rentabilidad y el valor agregado de la compañía, es la gestión de procesos; que no es otra cosa que identificar, analizar, mejorar y asegurar todas las etapas de la cadena de valor del negocio, definidas por el conjunto de los principales procesos operativos que una compañía debe llevar a cabo para cumplir con su misión.

Dentro de los principales retos de toda compañía está en que los procesos sean más rentables. Para ello es necesario hacer constantemente una revisión funcional y de su diseño para alcanzar mejoras en medidas críticas de desempeño tales como costos, calidad del producto, buenos servicios y rapidez en la entrega.

Todo proceso tiene un comportamiento deseado. Por esta razón es importante destacar el papel que tienen los indicadores clave de gestión, los cuales son un rastro, una señal, una alerta y una medida del comportamiento de las variables integrantes del proceso, actividad y tarea.

Alimentación Balanceada Alibal, presidida por David Somoza Mosquera, se preocupa por obtener buenos resultados en toda su cadena de producción. Muestra de ello, es que posee una empresa dedicada a velar por el buen desempeño de sus procesos: Soluciones Nutricionales Nut´S, que está encargada de los procesos y servicios de beneficio avícola para consumo humano propios o a terceros.

David Somoza Mosquera: “La cultura organizacional: clave para el éxito empresarial”

DAVID SOMOZA MOSQUERA 


El experto en comportamiento organizacional, Stephen Robbins, ha definido la cultura organizacional como “el sistema de significados compartidos entre sus miembros, lo cual distingue a una organización de la otra”.

Lea más en: https://pro-pd.mindalasoft.com/politica/opinion/20191215/david-somoza-mosquera-cultura-organizacional-clave-exito-empresarial-noticia-689404210100/

Cultura corporativa: la personalidad de una empresa

Muchas veces oímos hablar de la cultura corporativa de las empresas, sin saber a ciencia cierta a qué se refiere. Una forma rápida de entenderlo es que es la personalidad de la compañía.  Es e conjunto de normas, valores y pautas de conducta de los integrantes de la empresa.

Aunque la alta dirección tiene un importante peso a la hora de que la cultura corporativa sea de una u otra manera, las conductas y personalidades de la plantilla también contribuyen a que la cultura organizacional se configure.

La cultura corporativa es vital para tener empleado motivados y comprometidos que se conviertan en trabajadores felices y de alto rendimiento.

Facilita mucho transmitir la cultura corporativa saber la misión, la visión y los valores de la organización. Una vez que estos elementos estén definidos, deben ser compartidos por toda la organización. La directiva debe cerciorarse que el mensaje ha llegado y se ha interpretado correctamente.

Una vez que esto ocurre, hay que procurar que los empleados los prediquen. Dar ejemplo desde la dirección o que se implique a los trabajadores en el proceso de expansión del mensaje mediante actividades (lúdicas o laborales), procedimientos y otras opciones.

Es necesario tener un plan de formación donde, de manera específica o transversal, los valores corporativos se vayan trabajando. Aspectos como la orientación al cliente, el trabajo en equipo o la innovación, se prestan a ser trabajados en acciones formativas, clásicas o vivenciales.

La cultura corporativa es dinámica, cambia con el tiempo, ha de adaptarse a los nuevos retos y oportunidades y que sea de ayuda para superar los obstáculos o barreras que, con el paso de los años, se vaya encontrando la organización.

Muestra de ello es Alimentación Balanceada Alibal, presidida por David Somoza Mosquera, que también crece gracias al esfuerzo de sus empleados, que están identificados y comprometido con la empresa.

La compañía posee 50% del mercado, posición que ha logrado “gracias a la inversión y el trabajo honesto y dedicado de cada uno de los que formamos parte de esta empresa, ofreciendo productos de excelente calidad que se han ganado la preferencia y confianza de los venezolanos”. 

Liderazgo e innovación intrínsecamente entrelazados

David Somoza Mosquera

El liderazgo y la innovación dentro de una empresa están intrínsecamente entrelazados y representan grandes desafíos. ¿Por qué? Porque alcanzar el nivel óptimo en innovación depende, básicamente, de la calidad del liderazgo: mientras las organizaciones cuenten con líderes fuertes y decididos, la innovación fluirá y será más desarrollada.

Lea más en: https://www.elnacional.com/opinion/liderazgo-e-innovacion-intrinsecamente-entrelazados/

Empresas sostenibles crean triple valor: económico, ambiental y social

DAVID SOMOZA MOSQUERA

Las empresas cada vez más intentan que sus marcas tengan un mayor atractivo para el público, al aportar elementos diferenciadores.  ¿Cómo? Adoptando una filosofía de trabajo que se traduce en invertir en la remodelación de sus procesos comerciales y de fabricación para ser más amigables con el medio ambiente.

Lea más en: https://www.hispanopost.com/empresas-sostenibles-crean-triple-valor-economico-ambiental-y-social

El control de calidad es clave en los procesos de producción

La productividad, rentabilidad y competitividad de una empresa también puede medirse por los niveles de calidad que tienen sus procesos de producción, pues la calidad del producto final será consecuencia del cuidado con el que se realiza.

En el proceso para obtener productos óptimos en su realización intervienen todos los empleados y departamentos de una organización, por cuanto el compromiso para producir con calidad debe ser de todos. Al final, los buenos resultados repercutirán en beneficio de la organización.

Por eso, es fundamental que los procesos de producción sean ejecutados de la mejor manera posible, ya que eso evitará poner el mercado productos defectuosos, de poca calidad y que, al final, serán rechazados por los consumidores.

Para minimizar los riesgos que puedan incidir en la no obtención de un buen producto final, existen normas que el departamento de calidad ejecuta para que los procesos funcionen y llevar las estadísticas para ir perfeccionando los mismos.

Llevar un control también sirve para que la calidad esté presente en la fabricación de los productos, pues es la única manera de que aquello que salga al mercado cumpla con los estándares establecidos, tanto por las normas como por las expectativas de los clientes.

Al ejecutar procesos de producción de calidad se optimiza, además, la manufactura, se le contagia confianza al personal, se mejora la rentabilidad de la empresa y se está en una mejor posición para competir en los mercados.

En la empresa Productora Nacional Avícola de Venezuela, Pronavicola, del grupo de Alibal Alimentación Balanceada y Purolomo, presididas por David Somoza Mosquera, establece todos los controles de calidad, por ejemplo, prestando servicios para la práctica de exámenes a la industria pecuaria a través del laboratorio de control de calidad y sus procesos.

Por otra parte, también garantiza un mejor manejo de los recursos, menos errores y, por lo tanto, menos reclamos y devoluciones, produciéndose una reacción de satisfacción y aceptación, que redunda en el incremento del bienestar y la productividad de la empresa.

Sobre este último punto, William Edwards Deming, uno de los más importantes consultores estadounidenses, definió el proceso de una manera esquemática:

Mejora de la calidad –> Pocos fallos, pocos retrasos, mejor uso de recursos y costes reducidos –> Mejora de la productividad –> Captura de Mercado con mayor calidad y precios más bajos –> Permanencia en el negocio –> Proporciona trabajo y más trabajo.

Referencias

http://herramientas.camaramedellin.com.co/Inicio/Buenaspracticasempresariales/BibliotecaProducci%C3%B3nyOperaciones/Calidadenlosprocesosdeproduccion.aspx

http://blogdecalidadiso.es/la-calidad-en-los-procesos-de-produccion/