Finanzas conciliadas, empresa rentable

Unas finanzas sanas es el sueño de cualquier empresario. Los tiempos duros de la crisis sanitaria por el coronavirus parecieran que ya fueron descifrados por muchos, quienes en algún momento temieron que las cosas pudiesen salirse de control.

Sin embargo, no hace falta que llegue un episodio tan terrible para las economías como una pandemia para que se tomen acciones a fin de mantener la rentabilidad de las empresas, tener el personal adecuado y garantizar su funcionamiento.

Algunas de las pautas que recomiendan los expertos son:

·         Optimizar los gastos. Es importante saber exactamente cuánto y en qué se está gastando el dinero de la empresa. Aquellos desembolsos que puedan evitarse deben, realmente, no hacerse. Los tiempos no están para hacer gastos innecesarios y menos en cosas que no afectan el buen funcionamiento de la empresa.

·         Analizar y sanear el inventario de la empresa. Hay que meterse en profundidad en los depósitos y sacar una lista de lo que se tiene y lo que no. Asimismo, es conveniente que aquellos equipos, materia prima u otros que estén obsoletos o ya no se utilicen es convenientes sacarlos para tener el espacio necesario para almacenar aquello que realmente se necesita.

·         Eso que se va a desocupar puede, en caso de que sea posible, reciclarse, venderlo o dárselo a otro departamento u empresa antes de desecharlo. El dinero que pueda aprovecharse de eso siempre será a beneficio de la compañía.

·         Tampoco es conveniente comprar en exceso si no se sabe con exactitud en qué momento, ni en qué forma se utilizará el inventario sea materia prima o mercancía para funcionamiento. Si se tiene mucho tiempo apilado ese material se corre el riesgo de que expire y no se le pueda dar el uso que merece.

·         Una estrategia que ayuda mucho a la hora de tomar decisiones que a simple vista no están muy claras es ver cuál es el área que es más productiva para el negocio y potenciarla. Si no se tiene la oportunidad de crecer, de implementar nuevas estrategias o lanzar nuevos productos, es conveniente consolidar lo que ya se tiene. Sin duda, la relación precio-calidad es lo que marcará la diferencia con respecto a la competencia.

·         El outsourcing siempre será un aliado a la hora de mantener las finanzas en positivo. Aquellos departamentos o servicios que puedan ser cedidos a terceros para su manejo hará que la carga económica de la empresa sea menor no solo en cuanto a dinero se refiere, sino también en cuanto a contratación de personal, ejecución de tareas y rendición de cuentas.

·         Establecer canales de comunicación con proveedores, clientes y consumidores. Una relación basada en la confianza hará que la empresa tenga claro hacia dónde se dirige y cómo conseguir sus objetivos.

Las finanzas son la base de cualquier negocio y de ellas depende que el mismo sea exitoso, y pueda seguir ofreciendo sus productos al mercado en el que está.

Referencias

https://blog.corponet.com.mx/6-consejos-para-aumentar-la-rentabilidad-de-tu-empresa

https://www.profima.co/blog/finanzas-corporativas/34-como-mejorar-la-rentabilidad-de-una-empresa

Todo para preservar la estabilidad financiera

Por David Somoza Mosquera

El manejo eficiente de las finanzas de una empresa garantiza el bienestar de todos sus integrantes: desde lo más alto del liderazgo, hasta el último eslabón de su organigrama. En eso, un apropiado control de costos permitirá mantener no solo los recursos en su nivel adecuado, sino también planificar y ahorrar. Esto es muy importante en estos momentos cuando las compañías procuran recomponerse de los estragos de la pandemia del coronavirus.

Lea más aquí.

Las TIC: un valor agregado para las compañías

Una empresa solvente, rentable y competitiva es lo deseado por la mayoría de los empresarios y los clientes. Para ello es necesario potenciar el desarrollo mediante las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC). Con esta herramienta, así su participación frente a sus similares no sea muy grande, siempre tendrá la posibilidad de crecer.

Recesión económica: ¿luz roja o luz verde para el emprendimiento?

David Somoza Mosquera

¿Es posible iniciar un emprendimiento durante una recesión económica? Esta es una pregunta que se repite una y otra vez, sobre todo en estos tiempos en los que la pandemia ha tenido un severo impacto en las empresas. La respuesta con mayor consenso es: “Sí”. Solo que hacerlo no es sencillo, pues no existe una fórmula mágica para llevar a buen puerto el naciente negocio.

Lea más aquí.

Más que una “palmadita”: cómo mejorar la relación entre empresa y clientes

David Somoza Mosquera

Una compañía cuyos productos no son comprados no tiene mucho futuro. Esto no es un descubrimiento, sino un hecho al que hay que prestarle mucha atención y más ahora debido a los estragos que también está causando en la economía la pandemia.

Lea más aquí.

Salario emocional: no es solo dinero

David Somoza Mosquera

Las nuevas generaciones de empleados, especialmente los llamados millennials, que nacieron precisamente en un momento de transición entre los años 80 y la modernidad tecnológica, han cambiado el concepto tradicional de lo que es el salario. No es que no les interese el dinero, es que no le tienen el mismo apego que sus antecesores.

Lea más aquí.

Desing Thinking: un ejercicio desafiante

La planificación estratégica de las empresas en un área tan vital como el marketing se ha convertido en todo un reto para alcanzar el éxito corporativo.

Este ejercicio se torna más desafiante con los cambios por situaciones inesperadas e inéditas en el mercado, donde los consumidoresexigen interactuar con las empresas para que ellas satisfagan sus necesidades, gustos y expectativas.

Lea más aquí.

Outsourcing ¿Una oportunidad para las empresas?

La palabra outsourcing viene sonando en el mundo de los negocios desde de la década de 1970 como una forma de contratación de servicios especializados. Esta subcontratación implica encargar a un tercero la gestión de un área que la empresa no asume internamente. En la actualidad, hay muchas formas de outsourcing dedicadas a prestar atención y servicios especializados a otras compañías.

Lograr el equilibrio en la balanza de los negocios


DAVID SOMOZA MOSQUERA

Uno de los pilares fundamentales de cualquier empresa es la calidad de sus productos. Un bien o servicio terminado, sin duda, marca la diferencia frente a la competencia. Los clientes y consumidores preferirán siempre aquello que no solo le brinde economía, sino también seguridad y confianza. Para eso, no escatimar en la mejor materia prima siempre es una acertada decisión.

Lea más aquí.

Empresas y empleados se convierten en consultores

La consultoría ha demostrado ser un auxilio muy importante para que las organizaciones resuelvan problemas y contingencias. Una forma de hacer esa labor es mediante la consultoría organizacional, donde el experto o expertos exteriores contratados asisten a los directivos de las empresas brindando las soluciones más convenientes y efectivas según el proyecto planteado.

En la década de 1950, surgió una forma de hacer ese trabajo, pero con la particularidad de incorporar a los trabajadores en el proceso. Se trata de la consultoría colaborativa, en la que el consultor tiene como finalidad apoyar intensa y temporalmente a las empresas para realizar un proyecto que se lleva a cabo con la colaboración de los directivos y empleados.

También llamada consultoría participativa, esta forma de hacer las cosas busca que directivos y personal adquieran conocimientos y habilidades que los conviertan en consultores internos, agentes endógenos de cambio en un proceso de mejora continua.

Este objetivo implica que el consultor externo contratado por un tiempo determinado debe tener habilidades y características especiales para esta labor.

Por ello, esta modalidad de consultoría debe tender a fijar los cambios y las soluciones, los cuales tienen que surgir de la propia compañía, la cual está convencida sobre la necesidad y bondades de tales transformaciones.

Una premisa fundamental de esta modalidad es: ¿quiénes si no los empleados y directivos conocen los problemas y situaciones de su empresa? En ese sentido, el consultor no es el experto -así lo sea- sino un colaborador y orientador imparcial, donde los verdaderos especialistas son los trabajadores y la verdadera experiencia radica en ellos.

Otra premisa es que empleados y directivos son capaces de identificar los problemas que tienen y, por lo tanto, son capaces de definir las soluciones a esos problemas.

Entre las herramientas utilizadas para llevar adelante con éxito la consultoría participativa están el modelo de cambio y etapas principales, planos de análisis, nuevo enfoque sobre problemas, análisis de flujo del proceso esencial, enfoque socio-técnico y proceso de análisis y solución de problemas.

El uso de la consultoría colaborativa es actualmente la modalidad más extendida en el mundo empresarial que de forma eficiente y eficaz también permite incorporar al cliente en determinados proyectos.

Referencias:

https://prezi.com/ym7ka96z9mon/24consultoria-colaborativa/

https://prezi.com/ym7ka96z9mon/24consultoria-colaborativa/